Destruccion de Documentos.

Tanto si se busca proteger documentación confidencial de una empresa, como evitar el robo de datos personales, los expertos aconsejan que la forma más adecuada para eliminar esta información sensible es destruirla, utilizando preferiblemente equipos destructores de última generación.

En función de los estudios realizados, se han creado gamas de destructoras con características específicas para cada tipo de usuario, algunas de las que no sólo cortan documentos, sino que también destruyen CDs, tarjetas de crédito e incluso los antiguos diskettes, así como grapas y clips en los documentos.

Residuos de Oficina

Parejo a estas funcionalidades, se están fabricando modelos cada vez más silenciosos y limpios, con papeleras fácilmente extraíbles, para vaciarlas de forma más fácil y con un diseño cada vez más ergonómico, protección contra atascos y bloqueo al llenarse la papelera, con dimensiones cada vez más reducidas.

Es importante conocer el número de personas que utilizarán la destructora ya que esto determinará la potencia necesaria de la misma. No es lo mismo, por ejemplo, comprar una destructora para una pequeña oficina, usada por uno o dos usuarios como máximo, que adquirir una para una gran compañía, y a la que se le dará un uso departamental por más de 20 usuarios.

Además de la potencia, también variarán otras prestaciones como: la capacidad de número de hojas simultáneas a destruir (por ejemplo, si queremos introducir un documento de 10 hojas y, además, sin necesitar previamente quitar elementos como grapas, clips, etc.), el tamaño de corte, la velocidad media de destrucción y, por supuesto, el precio.

Además, estos equipos proporcionan una serie de garantías sobre las cuchillas de sus modelos, que pueden llegar hasta los 20 años, y un servicio de reparación que asegura al usuario apoyo y atención necesaria y un largo etcétera, que tiene el objetivo de hacernos la vida más fácil, además de proporcionar una eficacia máxima en la destrucción de cada documento.

La firma italiana Della Rovere SPA nos presenta su linea de tabiques divisorios bajo el nombre de Tempo: En su nombre se halla la filosofía misma del producto. Extremadamente fácil y rápido de montar. Con sólo dos tornillos, un soporte vertical y uno transversal (idéntico para las variantes en madera y vidrio), la pared Tempo subdivide los espacios de una manera ordenada, sin descuidar la estética.

Divisiones Tempo de Della Rovere SPA

Compuesto por una estructura interna en acero y aluminio, y módulos externos ciegos o de vidrio, ofrece sobriedad, pero se ajusta perfectamente al gusto de cada diseñador. Así, es posible subdividir los paneles de forma vertical uhorizontal, distribuyendo de este modo los espacios con total libertad de expresión. Un producto dinámico, versátil, que se modifica con estilo de acuerdo a las necesidades constructivas.

Ergonomía. Mesas de Trabajo

Una buena mesa de trabajo debe facilitar el desarrollo adecuado de la tarea; por ello, a la hora de elegir una mesa para trabajos de oficina, deberemos exigir que cumpla los siguientes requisitos:

Si la altura es fija, ésta será de aproximadamente 700 mm.
Si la altura es regulable, la amplitud de regulación estará entre 680 y 700 mm.
La superficie mínima será de 1.200 mm de ancho y 800 mm de largo.
El espesor no debe ser mayor de 30 mm.
La superficie será de material mate y color claro suave, rechazándose las superficies brillantes y oscuras.
Permitirá la colocación y los cambios de posición de las piernas.

Mesas de Trabajo

Apoyapiés.

Los apoyapiés tienen un papel importante, siempre que no se disponga de mesas regulables en altura, ya que permiten, generalmente a las personas de pequeña estatura, evitar posturas inadecuadas.

La superficie de apoyo debe asegurar la correcta situación de los pies; las características serán:

Anchura 400 mm.
Profundidad 400 mm.
Altura 50 – 250 mm.
Inclinación 10º.

Es aconsejable asimismo que la superficie de apoyo de los pies sea de material antideslizante.

Apoyabrazos.

La utilización de apoyabrazos está indicada en trabajos que exigen gran estabilidad de la mano y en trabajos que no requieren gran libertad de movimiento y no es posible apoyar el antebrazo en el plano de trabajo.

Anchura 60 – 100 mm.
Longitud – que permita apoyar el antebrazo y el canto de la mano.

La forma de los apoyabrazos será plana con los rebordes redondeados.